Cómo Hacer Frente a tus Miedos Sociales





Los consejos que ahora verás aquí no sólo los puedes aplicar para tus miedos a la hora de conocer gente, sino para también trabajar otros tipos de temores. Muchos de nuestros miedos son leves, y si ponemos de nuestra parte y salimos de nuestra zona de confort, los superaremos con bastante rapidez.

Estos son los consejos que podrás poner en práctica para vencer  tus miedos sociales:

Haz frente a tus miedos sociales más grandes de forma gradual

como-superar-miedos-sociales

En el mundo ideal, todos deberíamos ser como unos valientes guerreros, con tolerancia cero al dolor; y podríamos enfrentar cualquier tipo de miedo. En la vida real, esto no es tan sencillo. Los miedos que tenga una persona pueden causarle la suficiente ansiedad como para estar por encima del “hazlo ya, no tenga miedo”. Aún forzando la situación más allá de los nervios de la propia persona, no es algo que se pueda estar haciendo constantemente.

La terapia de exposición idónea para hacer frente a tus miedos es tratarlos como si estuvieras construyendo unos “músculos de coraje”. Imagínate, que si estás bajo de forma, no puedes ir al gimnasio y empezar a levantar más peso del que puedes, lo ideal es comenzar con poco peso, e ir subiendo de forma gradual. De la misma manera, puedes empezar haciendo frente a tus miedos menores, construyendo así el impulso y la confianza suficientes para hacer frente a los miedos mayores.

Ahora te presento la estructura general para hacer frente a tus miedos poco a poco de forma gradual:

Rompe tus temores hacia abajo en la jerarquía de menos a más

eliminar-miedos-sociales-vida

Usaremos el ejemplo de alguien que está muy nervioso por tener que hablar con personas que no conoce. Para enfrentar a este miedo, la persona necesitará una jerarquía de las tareas más fáciles que puede trabajar para ir caminando hacia arriba. Se pueden trabajar una amplia variedad de progresiones, y aunque serán diferentes para cada persona, por ejemplo podrían ser:

1.  Ir a una fiesta y sonreír a varias personas inclinando ligeramente la cabeza.

2.  Ir a una fiesta y hacer a varias personas una pregunta rápida y luego excusarse.

3.  Ir a una fiesta y pedirle a un amigo que te presente a varia personas.

4.  Ir a un partido de algún deporte y presentarse a una persona que parezca amable y accesible, y que no está muy preocupada por si tú la impresionas o no.

5.  Ir a un partido y tratar de unirte a un grupo de personas accesibles. No eches más presión sobre ti mismo queriendo impresionarlos a ellos. La idea es que te unas a ellos.

6.  Ir a una fiesta y unirse a un grupo, tratando de hablar con ellos un poco más.

7.  Ir a una fiesta y hablar con alguien que te intimida un poco más, pero a la que tu deseas conocer.

Aunque seguir los pasos de está jerarquía está bien, no quiere decir que sea la forma más correcta para cada persona. Pongamos el ejemplo de alguien que tiene miedo a ir a las discotecas, a lo mejor para esa persona poner un pie durante un minuto en la discoteca es todo lo que puede hacer en un principio. Para ella eso está bien, siempre y cuando lo esté utilizando como un punto de partida para estar más tiempo la próxima vez que vaya.

Hay varias formas de practicar variaciones de menos miedo de su medio principal

Te lo explico más sencillo para que lo entiendas. Cuando se ha creado una jerarquía, hay muchísimas maneras en las que puedes subir con las variaciones de miedo; puedes afrontar un miedo de las siguientes formas:

–  Haciendo la misma acción básica como con el miedo, pero en una versión más fácil, que sea menos intensa. Por ejemplo, hablar con alguien accesible frente a otra persona que está alrededor más nerviosa.

–  Haciendo la misma acción que el miedo, pero cortarlo antes de tiempo. Un ejemplo; hacerle una pregunta rápida a alguien y ponerle una excusa para irse.

–  Hacer algo diferente y más sencillo que tu temor, pero que te hace vivir los mismos sentimientos. Por ejemplo, en vez de hablar con extraños en una fiesta, puedes para a gente en la calle y preguntarle por una dirección.

–  Practicar justamente lo que temes, pero en un entorno controlado y artificial. Por ejemplo, practicando técnicas de asertividad con un/a terapeuta.

Esto también te puede ayudar a tratar otros temores, no sólo sociales; así puedes construir un sentido propio de autoeficacia para superar tu ansiedad. Por ejemplo, alguien que trabaja sus miedos sociales también puede enfrentarse a la ansiedad hacia el aprender a conducir.

Los diferentes tipos de miedos deben abordarse de diferentes maneras

Los miedos sociales se pueden clasificar en términos de la forma en los que hay que afrontarlos.

Algunos miedos están relacionados con encontrarse en un entorno determinado, como en una fiesta o en una discoteca. Otro ejemplo puede ser el ir al cine a ver una película solo. Para cada miedo, hay que orientar cada sesión para ponerse en la situación concreta. Con el paso del tiempo, serás capaz de permanecer en ese lugar el tiempo suficiente como para comenzar a calmarte y darte cuenta de que nada malo va a ocurrir.

Otros temores son en base a ciertos tipos de interacción, como puede ser una conversación, que se te acerque una persona extranjera o invitar a alguien a hacer algo juntos. Se pueden hacer sesiones cortas, y repetirlas varias veces. Seguro que la primera conversación que tengas será intimidante, pero en la quinta que tengas te sentirás mucho más cómodo.

Comienza a enfrentar tu miedos a partir de miedos menores

Decidas lo que decidas, una vez que comiences, empieza por una tarea que te haga sentir que es fácil y manejable. Si por el contrario, te hace sentir y débil y te causa hasta náuseas sólo de pensarlo, mejor es que lo dejes para otro momento. Comienza por algo más sencillo. Por ese motivo, muchas personas dejan de hacer frente a sus miedos. Lo ideal es arrancar con una tarea simple que te haga pensar cosas del tipo: “Esto es demasiado fácil”, “¿Tan sólo esto tengo que hacer? Podría empezar por algo más difícil”

Lo que se recomienda en ascender en la escala, sólo una vez que estés totalmente acostumbrado al paso anterior, deberás pasar al siguiente. Me refiero, a cuando ya no tengas miedo en absoluto, hasta el punto en que ya lo sientas como hasta algo aburrido. Con algunas medidas, puedes que llegues a ese punto en tan sólo una tarde, otras puedes que tardes unas semanas. No tengas prisa por completar la jerarquía, este suele ser otro de los  grandes errores, tener prisa por terminar. No hay premio por terminar antes, el premio está en vencer tus temores.

Cómo Hacer Frente a tus Miedos Sociales
Vota este post

Esto también te interesará...



Deja tu comentario
Tu Comentario